ADHERENCIA TERAPÉUTICA: ¿Nuestros mayores toman sus medicamentos?

16 septiembre, 2015 | Categoría:Actualidad, Calidad de vida, Consejo farmacéutico, Enfermedades, Vida saludable

¿Nos preocupamos de la medicación cuando tenemos una persona querida que está con un tratamiento por uno o varios problemas de salud?

Quizás muchas veces damos mucha importancia que el médico vea a nuestro familiar pero no damos igual de importancia si está tomando correctamente la medicación prescrita por ese médico. En mi caso y como no puede ser de otra manera, me gusta “investigar” si está tomando correctamente su medicación porque es demasiado habitual detectar incumplimientos en la correcta ingesta de los medicamentos.

Este hecho muy extendido (desafortunadamente) lo comento porque hace pocos días me encontraba haciendo una visita con mi familia a nuestra abuela, estamos hablando de una mujer que ya ha llegado a los 90 años, y la conversación transcurrió en torno al susto que se llevo una semana atrás que por una subida de tensión tuvo que acudir al médico de urgencia.

Indudablemente son edades donde se espera “cualquier acontecimiento” pero si investigas a fondo su tratamiento (como así fue) te das cuenta que el incumplimiento terapéutico es una constante en pacientes mayores, que viven “solos”, con problemas asociados por la edad (pérdida de visión y oído), etc que provocan un aceleramiento en el deterioro de su salud.

La cuestión es que como todo acontecimiento en la vida, cuando tenemos que tomar medicamentos de forma crónica por un problema de tensión, colesterol, azúcar,…etc, se tiene que producir una adherencia al tratamiento.

Dicha adherencia implica una colaboración activa y voluntaria del paciente dicho con otras palabras: se requiere una conformidad del paciente con respecto a las recomendaciones y pautas a seguir respecto a su enfermedad/es y tratamiento/s.

La adherencia en el tratamiento es un problema de dimensiones muy importantes a nivel nacional y se habla de cifras del 50% de incumpliendo a la hora de tomar su medicación en pacientes que padecen enfermedades crónicas a partir de los 65 años. Esto supone que en la práctica nuestros mayores están sometidos a pruebas diagnosticas innecesarias o un incremento de los tratamientos que pueden suponer un riesgo.

Pero una vez focalizado el problema seamos constructivos y busquemos estrategias para conseguir que nuestros familiares mayores tomen adecuadamente su medicación: para ello tenemos que estar muy bien informados de lo que van aromar y para que sirve.

Muchas veces estos pacientes toman muchos medicamentos en diferentes franjas horarias y por lo tanto si no está un cuidador pendiente (en muchas ocasiones sencillamente porque no existe tal cuidador) se debe dejar la mediación perfectamente organizada en pasteleros semanales o recurriendo a un servicio de emblistamiento que muchas farmacias ofrecen en su cartera de servicios.

¿Realmente es tan importante organizar la medicación?

Es fundamental, siempre y cuando exista una colaboración del paciente para que cuando toque el desayuno, comida, cena y/o noche se acuerde de extraer los fármacos y tomarlos cuando corresponda (con o sin alimentos,..etc), si con ello tampoco toma su medicación el problema será ya otro, con otras soluciones.
De todas forma hagamos el ejercicio antes de cambiar nada de ver cómo están los envases (semana a semana) y por lo tanto el número de unidades que restan, para saber si se está tomando correctamente la medicación.

Yo lo he hecho y por eso hemos acordado con nuestra abuela emblistar su medicación semanalmente: veremos si de ahora en adelante no tenemos más sustos por no tomar adecuadamente su medicación.