LA SEMANA DEL PIE SALUDABLE

21 octubre, 2015 | Categoría:Actualidad, Calidad de vida, Consejo farmacéutico, Dermatología, Fisioterapia y deporte, Vida saludable

 

ARTICULO SEMANA PIE

Del 19 al 24 de octubre se celebra en toda España la Semana del Pie Saludable, una iniciativa del Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos que tiene como objetivo concienciar a la sociedad en general de la importancia de gozar de una buena salud de los pies y de los grandes beneficios que este cuidado puede aportar a grandes y pequeños.

Esta celebración me da pie para hablar de las dolencias del pie, que desgraciadamente cada vez son un problema más frecuente en nuestra sociedad debido a varios factores: el uso de calzado inadecuado (tacón excesivo, hormas muy estrechas, en punta o de mala calidad), los factores genéticos, el envejecimiento o la práctica de actividades que requieran pasar mucho tiempo de pie o que generan agresiones repetidas sobre el pie, como el deporte.

Todo ello favorece la aparición de dolor articular o molestias localizadas en zonas como el antepié o talón, así como los comúnmente denominados juanetes. Igualmente habituales son problemas dermatológicos como durezas y callosidades, las rozaduras, las ampollas, los talones agrietados, etc,…

Pero en esta entrada quiero hablar de soluciones biomecánicas y/o cosméticas para lo cual enumeremos las dolencias y sus posibles soluciones:

1º Dolor y durezas plantares (Metatarsalgia):

Las causas son debidas a la edad, el uso de zapatos de tacón. La práctica deportiva y actividades que requieran estar de pie durante mucho tiempo, producen desgaste de la almohadilla plantar natural del pie.

La patología conlleva dolor plantar localizado en el antepié con lo cual la solución debe enfocarse en prevenir y aliviar esta patología además de aliviar la sensación de quemazón tan característica.

La solución es utilizar una almohadilla plantar elástica que sustituye a la ya desgastada y previene y alivia el dolor palntar producido por, por ejemplo, zapatos con tacón alto.

Debemos tener en cuenta que es muy importante utilizar una crema específica para pies secos y estropeados que aportará nutrición, elasticidad y por tanto protección a nuestra zona plantar.

2º Juanetes (Hallux Valgus):

Las causas son por un uso inadecuado del calzado, la edad, la morfología del pie, la predisposición genética entre otras que desencadenan una deformación del pie.

El juanete es una deformación en la curvatura natural del primer metatarsiano del pie (dedo gordo) que provoca dolor y enrojecimiento, y puede provocar que le dedo gordo se monte sobre el siguiente.

Es un problema más presente en mujeres que en hombres y la solución debe pasar por evitar y aliviar los dolores provocados por el juanete.

La solución debe pasar por la prevención del enrojecimiento y distribuir la presión, mejorar la desviación del dedo gordo del pie y reducir el aplastamiento y ensanchamiento del antepié.

Existen en el mercado protectores del juanete fabricados con geles de silicona y algunos mixtos (juanetes más zona plantar). La diferencia estriba en la calidad de la silicona utilizada y su posible utilización por parte de pacientes diabéticos.

Pero últimamente se han presentado soluciones más que interesante para mejorar la desviación del primer metatarsiano en varo, mejorar la desviación del dedo gordo en valgo y reducir el aplastamiento y ensanchamiento en el antepié. Dichas soluciones combina de manera eficaz tejidos elásticos ultrasuaves con tendón externo de silicona, pastilla gruesa de silicona de alta calidad, banda de contención y almohadilla plantar.

También cabe destacar los separadores de dedos siliconados para distribuir las presiones de forma adecuada.

Por último si se acompaña a diario con una crema confort para relajar el pie a fina del día, mucho mejor.

3º Callosidades (hiperqueratosis):

Las causas se deben a un uso inadecuado del calzado, estrecho o muy ancho, la fricción por el uso de calcetines que no permiten la transpiración o tiene costuras internas…

La solución para esta patología es separa la piel del elemento agresor mediante protectores tubulares (para calos localizados en la parte superior del dedo o entre los dedos), dediles (para callos en las puntas de los dedos), ratoncitos subdigitales (para dedos en garra o martillo y callos localizados en la parte superior del dedos o entre los dedos) y separador de dedos (para callos localizados en la zona interdigital y en el nacimiento de los dedos).

Un buen complemento es una crema para pies secos y estropeados que nutra y suavice la piel, hidrate y alivie los pies sensibles.

4º Ampollas y/o rozaduras:

Las causas similares al caso de las callosidades pero en este caso la prevención es la diferencia para lo cual debemos separar la piel del elemento agresor con protectores antifricción que sean compatibles el uso en diabéticos porque aportarán mayor seguridad.

Por supuesto que un cuidado dermatológico es importante para aquellas personas que son propensas a sufrir estosproblemas.

5º Dolor en el talón (Espolón calcáneo):

Las causa son la edad, la obesidad, los traumas repetidos, la práctica de ejercicio, etc, que pueden provocar dolores.

La solución pasa por elevar el talón para reducir la presión mediante una talonera que alivie el impacto al caminar dispersando la energía generada y por tanto previniendo los dolores que provoca dicho impacto.

6º Talones agrietados/sequedad cutánea:

Muchas son las causas que provocan las grietas, en especial la edad, la menopausia, el deporte y el uso de calzado inadecuado.

La solución viene dado por un protector que distribuya las presiones de forma similar a los tejidos subcutáneos aliviando el dolor al caminar e hidratando el talón.

Esta solución junto a una cosmética especifica de talones acompañada de cremas para pies secos y estropeados son una adecuada solución especialmente para el pie del diabético, por lo menos más segura que las nuevas limas eléctricas que han salido últimamente.

Por último manifestar que estos problemas suelen agravarse y cronificarse con el natural desgaste que provoca el envejecimiento pero en cualquier caso, lo malos hábitos del calzado han provocado que comencé a manifestarse cada vez más temprano: si queremos seguir caminando, cuidemos los pies!