EL ECOSISTEMA VAGINAL (II)

29 enero, 2015 | Categoría:Flora vaginal, Mujer, Parasitología, Salud 2.0, Salud sexual

albol de te

Como decíamos en la anterior entrada, los antibióticos pueden contribuir a la destrucción del ecosistema vaginal pero otras veces esta destrucción viene de la mano por la utilización del uso de productos intravaginales: estamos hablando de duchas vaginales con productos antisépticos y jabonosos.

Este tipo de actuaciones altera profundamente el pH porque arrastra el ácido láctico y los Lactobacillus acidophilus provocando la instauración de un pH no ácido y en consecuencia una proliferación de bacterias patógenas, además este problema puede agravarse si se utilizan productos alcalinos para el lavado vaginal.

Ahora bien, debemos diferenciar claramente una maniobra como es la ducha vaginal respecto a una higiene eficaz: en el mercado tenemos varios productos que comercializan (no siempre quien comercializa fabrica) diferentes Laboratorios Farmacéuticos, con composición, pH, formato y precio muy dispar. La suma de dichas características ocasionan que el posicionamiento farmacéutico de cada uno de ellos se diferente, es decir, unos se enfocan coadyuvantes en el tratamiento farmacológico de candidiasis, otros igualmente para infecciones bacterianas y/o estados inflamatorios, otros en la menstruación, el embarazo y el post-parto y la mayoría genéricamente hablando de uso diario.

Pero en esta entrada vamos a hablar de quien utiliza el aceite del Árbol del té (Melaleuca alternifolia) en la fabricación de geles de higiene íntima, porque le confiere propiedades muy amplias: antimicótica, antibacteriana, antivírica, antiinflamatoria y antipruriginosa (actúa como desodorante natural). Estos beneficios son aportados de forma natural a lo largo de las diferentes etapas de la vida de una mujer y que además son muy útiles en el tratamiento con fármacos para aquellos casos de infecciones o micosis: mujeres en edad fértil (menstruación, toma de anticonceptivos, embarazo (cambios hormonales), menopausia (déficit de estrógenos y sequedad vaginal) y tercera edad (incontinencia, polimedicación y atrofia vaginal)

En definitiva de lo que se trata es de utilizar aquellos productos para la higiene que actúen como pantalla de protección natural sin modificar el pH vaginal y siempre que sean aptos para pieles sensibles.

La cuestión de fondo en la higiene íntima de la mujer es: “que utilizo para conservar mi salud vaginal?” Pues ya tenéis un consejo claro: aceite del Árbol del té.

 

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>